martes, 7 de febrero de 2017

venta de pasaportes venezolanos en Irak


CNN en Español revela supuesta red  

7 Febrero, 2017
Washington, 6 feb (EFE).- Una investigación de CNN en Español reveló hoy una supuesta red de venta de pasaportes venezolanos a ciudadanos de países de Oriente Medio a cambio de elevadas sumas económicas, una conclusión que el Gobierno de Nicolás Maduro negó.
La investigación de la cadena estadounidense se fundamenta en el testimonio de Misael López, ex consejero legal de la embajada de Venezuela en Irak entre 2013 y 2015, año en el que fue despedido por denunciar la venta de visados y pasaportes.
“En Irak la gente pagaba mucho dinero por una visa o pasaporte, hasta 15.000 dólares”, afirmó a la CNN en Español López, quien entregó documentos que presuntamente prueban la red corrupta de venta de documentos diplomáticos.
“No les importa si el que tiene los 15.000 dólares es un terrorista o una anciana que quiere asilo en Europa”, añadió el exfuncionario, que ahora vive en España.
López señaló como cabeza de la supuesta trama corrupta a una intérprete local a la que él despidió después de que le ofreciera participar en la venta de trece visados a ciudadanos sirios que querían viajar al Mundial de Brasil por 10.000 dólares cada uno.
Según el exfuncionario, cuando denunció el caso de corrupción ante el embajador, Jonathan Velasco, este amenazó con represalias.
Indagado por CNN en Español, Velasco respondió: “No tengo miedo ni nada que esconder, nunca hemos vendido nacionalidades venezolanas”.
CNN en Español también interpeló a la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, sobre el caso. Rodríguez respondió escuetamente que “eso es mentira” en referencia a las acusaciones.
López explicó a la cadena estadounidense que una vez en España entregó los documentos en su poder a agentes en Madrid del Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés), agencia que declinó hacer comentarios al respecto para la investigación.
Marco Ferreira, un exgeneral de la Guardia Nacional de Venezuela que en 2002 participó en la asonada contra el entonces presidente, Hugo Chávez, dijo a CNN en Español que la venta de pasaportes viene de mucho antes.
Ferreira, que ahora vive en Miami (EE.UU.) y que estuvo a cargo de la Dirección Nacional de Identificación y Extranjería de Venezuela entre 2001 y 2002, aseguró haber visto cómo funcionarios de alto rango emitían pasaportes a personas sin nacionalidad.
“Es muy, muy fácil hacerse venezolano o incluso inventarse haber nacido en Venezuela”, aseguró el general golpista a la cadena estadounidense.
También apareció en la investigación de la CNN en Español el exembajador de EE.UU. ante la Organización de Estados Americanos (OEA) de George W. Bush, Roger Noriega, que ahora participa del grupo de pensamiento conservador American Enterprise Institute.
Según Noriega, que durante su paso por el Gobierno Bush tuvo entre ceja y ceja a la Venezuela de Chávez, ciudadanos árabes con pasaporte venezolano y que no hablan español han sido interceptados en aeropuertos de varios países, como Chile, Panamá o Colombia.
Finalmente, la investigación apunta al actual vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, al que acusa, según un informe al que tuvo acceso CNN en Español, de haber ordenado la emisión de 173 pasaportes entre 2008 y 2012 a personas de Oriente Medio.
Algunas de estas personas estarían vinculadas con el grupo chií libanés Hezbolá, de acuerdo con el informe. EFE

Corrupción en la Faja Petrolífera del Orinoco

Sebin confirma órdenes de captura contra nueve directivos de la Faja Petrolífera

En su última visita a Guayana, Maduro prometió sanear a la empresa de la corrupciónEn su última visita a Guayana, Maduro prometió sanear a la empresa de la corrupciónFoto cortesía efecto cocuyo
Las detenciones podrían ser el primer paso para que Nicolás Maduro haga realidad algo que es necesario para su gobierno: sanear a la empresa estatal de la corrupción que empaña sus números y la ha llevado a deudas multimillonarias, especialmente con China. Nueve gerentes y una alcaldesa están entre los investigados por órdenes de él.
La información empezó a correr el sábado y viajó a la velocidad de las cadenas de WhatsApp. Pero fue este lunes cuando fuentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) confirmaron las órdenes de arresto contra altos gerentes de la Faja Petrolífera del Orinoco.
Pedro León Torres, presidente de la Corporación Venezolana del Petróleo y director de la faja, encabeza la lista de apresados. Lorenzo Aguilera, director adjunto, y Edner Meléndez, gerente general de la División Ayacucho, son los demás detenidos. La acusación general: corrupción.
Fuentes del Sebin confirmaron también el arresto de la alcaldesa del municipio Monagas, del estado Anzoátegui, Cruz Ojeda. Las primeras versiones detallaron que la detención había sido en Puerto Ordaz, pero la misma fuente confirmó que fue en Anzoátegui y que la medida estuvo a cargo de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).
Solo las órdenes de captura. Es lo único ventilado de una trama en la que descuellan, además de la Corporación Venezolana del Petróleo, Pdvsa San Tomé y Petropiar.
¿Por necesidad o por sinceridad?
La detención de los funcionarios relacionados con la Faja petrolífera del Orinoco se convierte, así, en la primera acción concreta del Gobierno luego de la promesa del presidente Nicolás Maduro en su última visita a Ciudad Guayana: sanear a Pdvsa de la corrupción.
“Debemos sanear de corrupción los ámbitos que se han podrido en distintos niveles de nuestra amada industria. Hay que sanear a la industria petrolera, combatir la corrupción con fuerza”, afirmó Maduro en Sidor, luego de anunciar la restructuración de la junta directiva de la empresa.
No es difícil deducir que Nicolás Maduro tiene ciertas premuras: sacar corruptos, producir y proyectar una mejor imagen. Esto podría ser el comienzo. Sin embargo, otras experiencias han resultado fallidas.
Justificó los cambios (aunque mantuvo en la presidencia a Eulogio Del Pino) señalando que, además, es necesario un proceso de recuperación profunda.
Sin embargo, Maduro ha sido oídos sordos ante algunas denuncias precisas, como las que han planteado diputados opositores en la Asamblea Nacional.
barra 13aNaranja220
MÁS INFORMACIÓN
barra 4naranja220
barra 4naranja220
barra 4naranja220
barra 4naranja220
Por ejemplo, en noviembre, el parlamento citó a Rafael Ramírez, expresidente de la petrolera estatal, para que diera cuenta sobre varias irregularidades durante su gestión. No acudió. El llamado tenía una cifra clara: la desaparición de 11 mil millones de dólares. Los diputados siguen esperándolo.
(El problema) ahora es de todos
En su último informe anual, Transparencia Venezuela sustenta la investigación (en la que se determinó que Venezuela es el décimo país más corrupto del mundo) con varios casos. Uno de ellos es el de Pdvsa.
Además de la merma de producción y de ganancias (estas últimas de menos 79,23 por ciento) y de la brecha de datos entre la empresa y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), hay un detalle: el caso de Roberto Rincón, el empresario venezolano que “se declaró culpable por los cargos sobornos y corrupción en la asignación de contratos petroleros por parte de Pdvsa”. Es solo un ejemplo de lo que ocurre internamente. Uno entre decenas. Entre cientos, quizás.
Lo otro es el saldo de la deuda: 43 mil 751 millones de dólares. Hay, en todo, un énfasis: China, país al que se le deben 65 mil millones de Venezuela. Al respecto, especialistas de ese país han señalado que “Venezuela no tiene la capacidad de pago, así que ofrecen distintos planes para la reestructuración”, pero son enfáticos en señalar que China no va a condonar la deuda del país. En palabras simples: o paga o paga. No hay para dónde agarrar.
Con ello, entonces, no es difícil deducir que Nicolás Maduro tiene ciertas premuras: sacar corruptos, producir y proyectar una mejor imagen. Esto podría ser el comienzo. Sin embargo, otras experiencias han resultado fallidas. Como ocurrió, en 2013, con el tráfico de mineral de hierro en Ferrominera del Orinoco: las detenciones comenzaron y las investigaciones proliferaron... solo unos meses. El cohete que ascendía, de pronto, se apagó y cayó a tierra. ¿Será distinto ahora?

jueves, 26 de enero de 2017

Venezuela:país más corrupto de América y del Caribe

El paso de Odebrecht por Venezuela y su estela de turbiedades es uno de los puntos clave del informeEl paso de Odebrecht por Venezuela y su estela de turbiedades es uno de los puntos clave del informeFoto William Urdaneta
Los emblemas de la corrupción y la opacidad 
en Bolívar
12 mil kilómetros y tanto dividen a Venezuela de Somalia. Pero, amén de la distancia, ambos países son más cercanos por factores en común: los dos están entre los diez más corruptos del mundo.
¿Aseveración a la ligera? Para nada. Se trata, al contrario, de una mirada sistemática: la de Transparencia Venezuela y su Índice de percepción de corrupción (IPC) del año 2016. El resultado principal: el país es una potencia, pero en corrupción; tanto, que es el más corrupto de América y del Caribe.
En 2015 Venezuela quedó igualada con Haití. Esta vez se superó: 17 puntos sobre 100. Nada honorífico.
Revisando las características, despunta un detalle: Somalia, ese país que es percibido como el más corrupto del mundo, es considerado Estado fallido y, además, estuvo en guerra y está minado por grupos islamistas. ¿Qué ocurre en Venezuela, entonces? Mercedes de Freitas, directora ejecutiva de Transparencia Venezuela lo explica: “Venezuela y todos los países que resultaron calificados como altamente corruptos, tienen como característica común la impunidad, gobernabilidad deficiente y fragilidad de sus instituciones”.
La vergüenza
Abogados, periodistas y parlamentarios fueron los sustentos de la investigación para el informe conclusivo de 2016. Al respecto, De Freitas resalta los casos que fueron las banderas del estudio: Odebrecht y Misión Alimentación.
“Sacar 17 sobre 100 es una vergüenza: todo el mundo dice que sí, que esto es pura corrupción. No por gente o por encuestas, sino que hay evidencias internas que verifican que tiene que ser así: cuando uno ve la estructura del Estado sobre sistema anticorrupción, no hay información pública accesible: hasta la Ley de presupuesto es secreta. Se incumplen normas y la Constitución y no ocurre nada. Control y justicia pierden independencia y autonomía. Profundos complejos de interés”, explica.
Es el mismo Estado, añade, el que genera las condiciones más atractivas para la corrupción, comenzando por “la inmensa brecha entre dólar oficial y el dólar libre que, aunque no se puede pronunciar, existe. Eso produce una atracción muy grande porque cualquiera que se ponga en dólares de Simadi, hace la fortuna de su vida. También, por ejemplo, vender la gasolina en la frontera es más atractivo que la droga. Aparte, hay  compras del Estado sin control ni verificación de presupuesto, sin licitación”.
¿Quién podrá defendernos?
El asunto coge el color de la hormiga cuando dos órganos claves para cercar la corrupción están bajo dominio absoluto de la parcialidad gubernamental: la Contraloría General de la República y el Tribunal Supremo de Justicia.
Para cada uno hay ejemplos. Malos ejemplos. Ejemplos de lo que no debe hacerse: “El propio contralor tiene 13 familiares en altos cargos de la Contraloría. Por otro lado, nosotros acudimos al TSJ a solicitar copia del expediente de aprobación del presupuesto nacional, porque lo aprobó el TSJ en lugar de la Asamblea Nacional, y ni siquiera aceptaron la carta de petición”.
Los casos emblemáticos planteados en la presentación del informe también tienen sus minuciosidades: “Transparencia Venezuela hace seguimiento al caso Odebrecht y otras empresas brasileñas desde hace años y que a mediados de 2015, ante el escándalo de Petrobras, instó al Gobierno y luego ante el TSJ a entregar la información del nombre de las empresas, obras, contratos y pagos relacionados, sin obtener resultado. A propósito del reconocimiento de Odebrecht del pago de 98 millones de dólares a funcionarios venezolanos el 21 de diciembre del año pasado, exhortó a la Fiscalía General de la República a imprimir urgencia a la investigación para señalar responsabilidades e intentar recuperar los fondos públicos”. 
ComillasNEGRASgrandesCualquiera que se ponga en dólares de Simadi hace la fortuna de su vida (…), vender la gasolina en la frontera es más atractivo que la droga. Aparte, hay  compras del Estado sin control ni verificación de presupuesto, sin licitación”, Mercedes de Freitas, directora ejecutiva de Transparencia Venezuela.

Por otro lado, “el caso de la Misión Alimentación es emblemático de corrupción en el que unos pocos se enriquecen a costa de la mayoría. Con un seguimiento diario al tema, el capítulo venezolano de Transparencia demostró la falta de relación entre la inversión en la Misión Alimentación desde 2003 ($20.247.504.542) y los niveles de escasez que se reportan al día de hoy”.
La lista parece interminable. Las recomendaciones son básicas: “meter la lupa y recuperar todo ese dinero que se han robado tanto del sector público como del privado, pero si no somos rigurosos, no vamos a cambiar eso”.
Remata señalando que “los países que nos acompañan en estos números tan horribles tienen una debilidad histórica o han estado en guerras profundas. O están como Corea del Norte: cerrado al planeta y en la dictadura más férrea. Lo que ha pasado en Venezuela es inaudito y lo que ha pasado es tan complejo que ninguna solución va a ser fácil. Por eso decimos que hay que empezar ya, mientras más tardemos, más va a costar”.
12 mil kilómetros y tantos separan a Venezuela de Somalia. Pero las relaciones abundan: si Somalia está en el cuerno de África, a Venezuela la corrupción se la llevó por los cach